La videncia o clarividencia ha sido usada desde tiempos antiguos..

Los antiguos griegos ya usaban el oráculo de Delfos, quien en una cueva y mediante trance daba respuestas sobre preguntas que variaban desde acciones de guerra hasta que día era más propicio para la siembra.

El ser humano siempre ha tenido miedo a lo desconocido, y el hecho de no poder controlar por completo nuestra vida nos hace recurrir al uso de la videncia.

sibila-oraculo-de-delfos
En el antiguo Egipto los propios faraones pedían consejos a los sacerdotes de los templos y a sus adivinos. El pueblo Celta tenia a los druidas quienes eran bastantes ermitaños, pero eran buscados para predecir el futuro de los jefes de las tribus.

Con el paso de los años, ha pasado de ser usada con runas y huesos, hasta ahora de la forma más manejable y cómoda de usar. A través del Tarot.

Aunque suele haber mucha gente incrédula o escéptica, todos, pero absolutamente todos queremos saber que nos depara el futuro. Y es por eso que se recurre a los médiums, videntes y tarotistas en la actualidad.

Ya sea con una bola de cristal, los posos del café o té, piedras o cartas del tarot, nuestra necesidad de saber que nos depara el futuro, o en su defecto, como adaptarlo, hace que busquemos a personas que posean el don de la Videncia.

También hay que decir, que mucha gente se ha aprovechado y ha desvirtuado el trabajo de los videntes, convirtiéndolo en circo y en un mero entretenimiento.

Pero tenemos que saber que al igual que hay gente estafadora, hay gente con el don real.

René Philippe Vilmont, es uno de los Videntes y Tarotistas certificados por el gobierno Francés.

Al contrario que en España, que cualquiera puede hacerse llamar vidente o médium y después ser un mero entretenimiento, en Francia, a todas aquellas personas que se quieren dedicar profesionalmente a este oficio, tienen que pasar una serie de pruebas para demostrar que lo que hace, lo hace de verdad.